Este primero de mayo, ¡sumamos nuestras fuerzas a la lucha de la clase obrera!

Comisión Ejecutiva General

Este Primero de Mayo, día internacional de la clase obrera, acontece en el marco de la pandemia del COVID-19. Tras más de un mes de confinamiento, las conclusiones que hemos podido extraer nos llevan necesariamente a hacer un llamado al conjunto de estudiantes a sumar sus fuerzas a la lucha del conjunto del pueblo trabajador con motivo de este día. Las consecuencias de la crisis sanitaria, a pesar del argumentario ampliamente desplegado estos días, muestran claramente que si bien el virus no entiende de clases, el sistema capitalista sí.

No hace falta rascar mucho para observar que las condiciones de vida de la clase obrera, y de sus hijos e hijas, han dificultado el estudio -y condenado a la expulsión del sistema educativo- a la miles de estudiantes; que las condiciones de habitabilidad de nuestros barrios han dificultado guardar las medidas de protección facilitando el contagio; que mientras que la salud y la educación de algunos estaba garantizada, la de otros no valía nada más que su propia fuerza de trabajo, presente o futura. Así, sobre todas las cosas, la conclusión primera que hemos podido extraer, es que la gestión de la crisis ha puesto, en todo caso, el beneficio privado por encima de la salud y la vida, la educación y, en general, la satisfacción de las necesidades del conjunto del pueblo trabajador.

No se trata solamente de la crisis sanitaria, sino de la crisis económica que ha traído consigo, y los efectos de ésta sobre las condiciones de vida, trabajo y estudio del conjunto del pueblo trabajador. El desempleo ha llamado a las puertas no sólo de nuestras familias sino a las nuestras propias; empleos de los cuales nuestra formación era dependiente. De nuevo, el derecho a la educación se ha visto truncado y estrechamente definido por nuestra realidad social, por nuestra clase. Y así, enfrentamos un cierre de curso y un principio del que viene de dificultad mediada por la expulsión de miles de estudiantes del sistema educativo: estudiantes que dependen de un aprobado para su beca, o del empleo de sus familias para estudiar. No sólo eso, sino que la presente asunción de los costes de la crisis por parte del Estado (resulta paradigmático en ese sentido el caso de los ERTEs) derivará en un futuro en privatización y recortes de los servicios públicos, entre ellos la educación, en perjuicio de una mayoría de estudiantes hijos e hijas del pueblo trabajador. Llamamos, por tanto, al conjunto de estudiantes a luchar por sus condiciones de estudio, pero también por las de todos sus compañeros; a enfrentar las consecuencias de la crisis para el estudiantado reforzando la organización de base en los centros de estudio.

Una segunda conclusión es igualmente extraída en estos tiempos de confinamiento, y es que si algo se ha puesto de manifiesto, es que han sido nuestras familias, nuestros profesores, vecinos y compañeros -nosotros mismos en muchos casos- quienes hemos puesto en marcha todos y cada uno de los servicios necesarios (los hospitales, las escuelas, los supermercados…) para hacer frente a esta crisis. Mientras pesan sobre nuestras espaldas las consecuencias de la crisis, la realidad expone, descubre y evidencia la potencialidad de nuestro trabajo puesto al servicio de la vida, del desarrollo de la sociedad, y no del beneficio privado. Ese es el verdadero espíritu del Primero de Mayo, aquí y en todos los países del mundo, que desde el Frente de Estudiantes llamamos a celebrar. Por eso, desde los balcones y nuestras casas, llamamos al conjunto de estudiantes a hacer de este día un día de lucha, de afirmación de la organización como única vía para hacer frente a los ataques que están por venir, de sumar nuestras fuerzas a las del conjunto del movimiento obrero, para hacer de nosotros mismos los protagonistas de la construcción de una educación no solamente pública, sino al servicio del pueblo trabajador, cuya gestión no sea ajena sino que nazca de la organización de los propios trabajadores y el estudiantado mismo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *