frente de estudiantes

Crónica de la actualidad educativa en Andalucía

Dirección Andaluza

La Junta de Andalucía continúa su camino privatizador atacando, esta vez, a la educación no obligatoria: centros de Bachillerato y de FP. Siguen, de este modo, la senda privatizadora comenzada el pasado curso con el decreto de escolarización por el cual salimos a las calles el 4 de marzo.

Esta vez, Javier Imbroda ha decidido extender los conciertos especialmente en las FP privadas, alegando que así podrá dotar de las plazas necesarias a los estudiantes que año tras año quedan fuera de estas. En ningún momento se ha planteado que se puede llegar a la misma solución dotando de una mejor financiación a la educación pública para poder paliar los problemas que esta viene sufriendo desde hace años.

Si bien estamos hablando de una medida que en una situación normal estaría atacando directamente a la pública, esto empeora en un escenario en el que la pandemia generada por el COVID-19 no permite alcanzar las mejores condiciones con ratios sobrepasadas y pésimas infraestructuras en las que es imposible respetar las medidas de seguridad e higiene sino es a costa de dejar a miles de estudiantes sin clases presenciales.

No contentos con lo anterior, la Junta anunciaba el pasado mes de mayo que iba a recortar 135 millones de euros de las universidades públicas andaluzas dejando claro con esto lo poco que les preocupa el estado de la educación pública.

Todo ello no nos sorprende si tenemos en cuenta que nuestro Consejero de Educación es socio fundador de centros de FP privados. Esto es la educación del empresario en su versión más evidente, el mismo que se lucraba a partir de comercializar la educación ahora concederá ingentes fondos públicos a las empresas que fundó en vez de dedicarlos a la pública.

En este marco, hace unos días nos encontramos con la noticia de que la Junta ha decidido contratar a 1500 profesores más de los ya prometidos tras un acuerdo fruto de la huelga del 18S. Si bien esto nos ayuda a valorar lo que conllevan las movilizaciones y reparar en que nuestro esfuerzo no acaba en papel mojado, cabe apuntar que sigue siendo una medida insuficiente, pues no se acaba con el problema únicamente ampliando la plantilla en un 6,75 %. Esta medida, más que favorecer a la educación pública, lo que pretende es mejorar la propia imagen de la Junta, ofreciéndonos algo a cambio de habernos movilizado, pero sin terminar de arrancar el problema de raíz. Es por eso que invitamos a la comunidad educativa a seguir movilizándose para conseguir conquistas duraderas y no temporales.

Continúan dejando en desamparo a la educación pública y anticipando un futuro en el que la privada reciba más beneficios que esta. Ahora más que nunca es necesaria la organización para evitar que se nos siga tomando el pelo. Ellos no dudan en destrozar nuestro futuro sin velar siquiera por unas condiciones sanitarias óptimas, ni siquiera en una situación como la que estamos viviendo, pero no nos vamos a callar ahora, es momento de seguir luchando para conseguir la educación que los hijos e hijas de la clase trabajadora merecemos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *