Ante la Sentencia del Procés

Comisión Ejecutiva General

Tras varios días de filtraciones a prensa y debate público entorno al fallo del Tribunal Supremo (TS) sobre el juicio del Procés, este lunes se ha dado a conocer definitivamente la sentencia condenatoria a 9 de los 12 acusados. Desde el Frente de Estudiantes creemos necesario señalar toda una serie de elementos entorno a dicha resolución y las graves implicaciones políticas que genera.

Partimos de la consideración inicial y primera de que el Frente de Estudiantes es un sindicato estudiantil que se estructura en todo el Estado y que busca organizar al mayor número de estudiantes posible en la lucha por una educación al servicio del pueblo trabajador: sin distinción en base al sentir nacional o territorio de quien se organiza en su seno. Sin embargo, consideramos que es necesario situar claramente nuestra perspectiva entorno a esta cuestión en tanto que nuestra organización no es ajena a los acontecimientos que tienen lugar en la vida política y, menos aún, a aquellos que tienen una significación fundamental para el devenir de los movimientos y luchas populares.

Lo primero que hemos de señalar es nuestro absoluto rechazo al fallo y sentencia condenatorias del TS a los encausados, más allá de los márgenes de los argumentos puramente jurídicos, en tanto que entendemos que es un derecho legítimo de los pueblos el decidir libremente. Ello no quiere decir que tengamos ningún tipo de simpatía hacia los políticos enjuiciados en tanto que defensores de un determinado proyecto: los estudiantes no olvidamos sus políticas privatizadoras en Catalunya, claramente opuestas y contrarias a los intereses y necesidades del pueblo trabajador y el estudiantado catalán. Somos conscientes de que el gobierno catalán y algunos de los promotores del Procés son los mismos responsables de que el estudiantado en Catalunya soporte las tasas universitarias más elevadas del país; los responsables de la aprobación de la LEC; o, por no alejarnos en el tiempo, los responsables y actuales impulsores de la Llei Aragonès que supone un ataque directo a los servicios públicos y, entre ellos, la educación.

Asumimos, así pues, que el proyecto representado por los políticos condenados es absolutamente contrario a la consecución del modelo educativo que nosotros defendemos, pero también sabemos que no han sido ni juzgados ni condenados por sus políticas antipopulares, sino por el ejercicio del derecho -que consideramos legítimo- a que los pueblos decidan y se expresen libremente. En ese sentido, desde la total independencia política de las organizaciones del pueblo trabajador, creemos que sólo cabe una posición de rechazo a la sentencia por nuestra parte. Entendemos, además, que la trascendencia de dicha resolución judicial no se acaba en los márgenes del caso concreto del Procés, en tanto en cuanto sienta un precedente determinante respecto a los mecanismos de represión estatal contra aquellos movimientos que atentan contra los intereses estatales o empresariales.

La posición que aquí se expresa esta basada en el horizonte de la necesaria consecución de un modelo educativo al servicio de la mayoría del estudiantado, un modelo educativo basado además en el pleno reconocimiento de la riqueza lingüística y cultural de los pueblos. Nos posicionamos, en ese sentido, del lado del pueblo trabajador, en Catalunya y en el resto de lugares y apostamos por su organización como única garantía para la conquista de sus derechos y de su futuro. Como organización estudiantil, siempre hemos defendido que no debemos marchar bajo pautas de movilización ajenas al propio pueblo, y es por ello que no depositamos ninguna confianza en las movilizaciones impulsadas por la Generalitat. A pesar de ello, condenaremos firmemente cualquier expresión de represión hacia el pueblo catalán en el marco de las mismas.

Llamamos al conjunto del estudiantado a rechazar la sentencia y la represión que pueda darse en el marco de las movilizaciones; también a condenar y apartarse de los proyectos políticos que atentan contra los derechos e intereses del pueblo trabajador. Llamamos a la organización en institutos y universidades para fortalecer un movimiento estudiantil que luche día a día para lograr una educación al servicio del pueblo trabajador, que es la única garantía para la plena cobertura de las aspiraciones y necesidades de la mayoría del estudiantado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *