Propuestas para la educación universitaria

Para entender nuestras reivindicaciones hay que interpretarlas de forma global y general, puesto que tampoco se entienden aislados los ataques que sufre la educación (la privatización, la subida de tasas, la elitización, la restric- ción de la democracia interna, etc.). De esta forma, la tabla programática del Frente de Estudiantes se presenta ligando todos nuestros pilares reivindicativos, departa- mentalizados por nivel educativo, en tanto en cuanto comparten un marco legal y unos espacios y realidades diferentes. Os dejamos nuestras propuestas para la Universidad.

Propuestas para la educación universitaria

  1. Derogación del Plan Bolonia, así como de todos aquellos documentos legales que se encuentren dentro del marco de la ET2020, tales como el Real Decreto 43/2015 del 2 de febrero (decreto 3+2).
  2. Aprobación de una nueva ley universitaria para la cual se tomen como pilares fundamentales las propuestas y reivindicaciones de las distintas organizaciones que componen la Comunidad Educativa (sindicatos de trabajadores y organizaciones estudiantiles) y que garantice la universalidad de la educación superior.
  3. Que dicha ley habilite un modelo de Universidad estable que permita su desarrollo pleno, garantizando así a los estudiantes el disfrute de una educación con dichas características y cuyos resultados puedan observarse en beneficio de la sociedad en su conjunto.
  4. Que dicha ley responda a los intereses reales del estudiantado; es decir, que se adecue a la realidad de la mayoría de estudiantes y que universalice el acceso de los hijos e hijas de los trabajadores a unos estudios superiores.
  5. La implementación de programas de acceso plenamente efectivos –no solo en el plano formal, sino con resultados efectivos en la práctica– que solventen las dificultades de acceso a la educación de determinados colectivos.
  6. Asegurar una ratio de estudiantes por aula que permita el correcto desarrollo tanto de la labor docente como del proceso de aprendizaje.
  7. Replanteamiento de los criterios de docencia e investigación, de manera que los contenidos prioritarios no sean determinados en base a las necesidades de rentabilidad económica, sino de acuerdo con el bienestar social y el desarrollo socioeconómico.
  8. Reajustar la duración de las carreras en relación a las necesidades de los propios contenidos de cada una, de forma que no se compriman los contenidos por ajustarse a unos tiempos que impidan un aprendizaje pleno de la materia.
  9. Gratuidad de todos los másteres, sean o no habilitantes.
  10. Aumento de plazas en aquellas facultades y carreras con notas de corte inasumibles para la mayoría.
  11. Reaparición del programa Séneca y revisión de las becas Erasmus para que se adecúen a una cuantía económica acorde al nivel de vida del país y que permita vivir en este.
  12. Construcción de un sistema universitario que promueva la democracia interna.
  13. Fomentar modelos de democracia participativa y toma de decisiones activa por parte de la comunidad educativa, así como la participación de sus representantes en el Consejo de uUniversidades, excluyendo de la toma de decisiones en los mismos a las empresas privadas y a sus representantes.
  14. Readaptar el modelo representativo para que todas las partes de la comunidad queden representadas en igualdad de condiciones, incluidos los y las trabajadoras de empresas contratadas por la universidad.
  15. Fomento de los órganos colegiados para la toma de decisiones..
  16. Habilitar salas de estudio en todas las facultades desde el inicio hasta final de curso, con el fin de facilitar a los estudiantes horarios más flexibles en los que puedan realizar trabajo fuera del aula.
  17. Gratuidad de los servicios de deporte, idiomas, etc. de los campus universitarios.
  18. Gratuidad del título.
  19. Gratuidad de la totalidad de materiales necesarios para el estudio (manuales, fotocopias, uniformes, etc.).
  20. Existencia de cursos para el profesorado en los que se presenten nuevos métodos pedagógicos, permitiéndole así adaptarse a las nuevas realidades del estudiantado.
  21. Compatibilidad de las clases magistrales, prácticas y seminarios, adecuando cada formato a realidad de cada grado o asignatura.
  22. Mejora de la administración de las facultades y aumento de recursos disponibles (laborales, económicos, etc.), de forma que los problemas del estudiantado relacionados con este ámbito sean resueltos de forma eficaz.
  23. Garantizar que todas las facultades y edificios de la Universidad cumplen con un mínimo nivel de calidad estructural. Solicitando las reformas que sean necesarias para que el deterioro de los edificios no repercuta negativamente en el estudiantado.
  24. Garantizar un servicio de comedor gratuíto con una alimentación sana y que cubra las necesidades del estudiantado, así como las alergias, celiaquías, etcétera.
  25. Aumento de las plazas de doctorandos ayudantes – contratados, así como un aumento de las becas y ayudas al personal docente y de investigación.
  26. Fomento de la participación del estudiante en la investigación universitaria, así como mayor facilidades para tal objetivo. La figura de los alumnos internos y similares, deben tener una utilidad real para los estudiantes, en lugar de servir como simple mano de obra para el profesorado
  27. Aumento de los presupuestos para la investigación de las diferentes ramas de conocimiento, tanto en universidades como en institutos públicos de investigación.