Sobre la huelga del 15 de marzo contra el cambio climático

Comisión Ejecutiva General

Estos últimos días ha saltado a los medios una convocatoria de huelga estudiantil a nivel europeo en defensa del clima para el día 15 de marzo. Por supuesto, el Sindicato de Estudiantes no ha tardado ni un segundo en subirse al carro y ha anunciado que en España también será secundada. Se trata de una huelga cuyo origen se encuentra en Europa, y que ha llamado a las puertas de nuestro país con apariencia de movimiento horizontal y apartidista en aras de que todo aquel que quiera, pueda participar.

Debemos entender por qué las huelgas que vienen de fuera del movimiento estudiantil no nos son útiles, no cuentan con la legitimidad que sí tiene el estudiantado organizado ni deben arrastrarnos con sus causas (por muy justas que sean) ya que lo que conseguirán de manera final será la movilización por la movilización. En un sentido abstracto, la reivindicación es muy justa, pues todos conocemos la gravedad del comúnmente denominado cambio climático, especialmente para los y las jóvenes. No obstante, tenemos que pararnos a pensar sobre esta convocatoria y si realmente responde a un trabajo previo que vaya a traer mejoras en los derechos del estudiantado o incluso si va a ser una huelga que realmente ayude al cambio climático. Por desgracia, no va a ser ni una ni otra. Los estudiantes mañana seguiremos teniendo las mismas condiciones en nuestros centros de estudio y el cambio climático seguirá siendo un problema que no se salvará con un día aislado de huelga. 

El Frente de Estudiantes, hoy, tiene una gran responsabilidad a la hora de lanzar convocatorias de huelga o movilización, pues somos el sindicato estudiantil de referencia en muchos ámbitos, y tenemos que ser conscientes de lo importante que es analizar cuál es el momento correcto y la forma de convocar o apoyar una huelga estudiantil.

Creemos que es importante recalcar que las huelgas no pueden convertirse en fines en sí mismos, sino en un medio, una herramienta propia del pueblo trabajador, para llevar a cabo reivindicaciones y organizar a nuestros compañeros y compañeras, pues sólo así, consiguiendo que los estudiantes se organicen día tras día por la educación, podremos aspirar a un futuro digno para los hijos e hijas del pueblo trabajador.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *